lunes, 10 de junio de 2013

Todavía

Todavía mi acento, mi aliento,
mi presuroso sendero
arde en mi pecho por ti,
por ti, que en mis ojos dejaste
enredada tu alma,
por ti amor mío, sujetos del niño
que no tuvimos y sin embargo,
invisible el extremo que nos ata,
como ata el amor las deudas del corazón,
por ventura el viento que nos conmueve y atreve,

todavía, todavía llueve de ocasión en ocasión,
y mi amor se aquieta con tu pensamiento
que lo mira, como mira la confianza
que reposa ingrata o
como el sol, que se esconde en manojos
cuando la cama es una puerta robada,
cuando el amor,
cuando la causa sabe que en las mejillas
soy yo mismo cuando te siento,
todavía el amor es el amor, cuando te nombro,

todavía, mi rostro aún guarda la cercanía
de ti en un solo punto, cuando el mundo no
supo a más que a un instante,
un paisaje en las manos cuando tu cuerpo y mi cuerpo
fueron gajos, un desespero errante por una
pasión que creímos perdida,
y entonces tú y yo y la vida,
y el tiempo que pasa y vuela y nos apresa y el amor,
un amor que en tu pecho aún vibra,
arrebatado de ti consumiendo tus ansias,

todavía, todavía en mí la fragancia
de la oscura noche en que crecimos,
cuando fuimos río en el llanto,
cuando fue el amor el silencio de dos pasos,
un poema posado en tu color
que si bien lo miras, un poema en tu
costado cual amor,
acrecetando y apurando tu luz y mi cielo sin estrellas,

todavía,
todavía te amo y tú lo sabes, princesa,
una extraña cordura procura tu voz,
es el amor que deslumbra tu esquiva entereza,

todavía,
no merezco menos que aún amarte, todavía.

T de S
MRGC
Namaste