domingo, 9 de junio de 2013

Ternura

Trepando por tus silencios,
con el suficiente amor por ti,
¡de mi afán de ti!, sólo tus ojos,
¡de tu boca dulce!,
la palabra nunca dicha y la espera,
creciendo a tientas por tu cuerpo
como cada noche, cuando con la excusa de velar
tu sueño, te hago el amor sin que despiertes,

trepando por tu corazón
al abandono de tu piel, como esa
batalla librada entre el sol y la luna, me dejo
conmover por tu ternura, por la ebriedad
de tus labios cuando duermes,
¡por eso mi deseo de no dejarte ir!,
¡por eso las aguas que en mis manos caben!,
trepando por ti, me reclamo en tu cabello,

con el suficiente amor por ti, princesa mía,
¡tus ventanas abiertas de par en par!,
¡tus vientos de hojas caídas a mi pies!,
¡la belleza de tu árbol desnudo!, trepando por
tu tierra cimbra mi latir y mi sangre vibrando,
¡dime si me sientes a tu lado!,
mis manos húmedas en fuga hacia ti,
tus gotas de rocío me inundan, ¡me siento tuyo!,

trepando por tus raíces, me amarro a ti,
sin más extensión que lo vivido,
sin más trigo que el tiempo, viento errante
que te acaricia, brisa vaga en besos,
de arena en arena nuestros cielos,
¡mi amor, mi bella!, tú y yo juntos desde las sombras,
hasta ser sólo tú, hasta ser sólo yo,
trepado al golpe de una rosa, me derramo en ti,

con el suficiente amor, incesante de ternura,
ahora que te quiero,
ahora que te deseo, que te sueño, que te abrazo,
¡ahora que te conozco no quisiera poder olvidarte!,
ahora que puedo amarte, como un huésped de libertad
atreviéndome a preguntarte si me amas, ahora,
que casi me trepo a tus hombros en penumbras, ahora
que tú me gustas así, que todo está en ti, hasta mi poesía,

trepado sobre tus labios, en silencio, hacia tu orilla,
mientras llueve mi tibia voz susurrada,
con el suficiente amor por ti.

T de S
MRGC
Namaste