sábado, 8 de junio de 2013

Sueño despacito

Sueño despacito,
escribe en el viento esta noche
para que ella me pueda encontrar,
que tu voz sea mis manos,
que sus brazos el infinito,
¡sueño chiquito en sus labios
que tantas veces la bese y tantas,
tantas caiga en su alma!,
sueño despacito
como el mar, como el tiempo,
en su cama, y en su almohada mi naufragio,

sueño despacito,
compréndela desnuda en mi piel,
con los senos erguidos y su crudo deseo
condenada a la esencia que mi corazón agita,
si grita, grita, no la calles por favor,
si el amor para ella es una copa al sol que se rompe
en cada brindis, déjala ser,
en su goce gozaré para nunca dejar de su cuerpo beber,
para ser el sueño que al despertar
despacito la quiera llevar,
sueño, desde el fondo de ti,

sueño despacito,
que mis palabras aromen su boca,
que mi amor la vuelva cielo y fugaz,
que al amar sienta la libertad de mis ojos en sus ojos,
de mi mirada que está ahí parada como una hoja
llena de hojas, como la misma luna que
tiembla y reposa cuando me piensa, cuando me sueña,
sueño despacito,
que mis párpados no sucedan,
que los papeles caídos sean su color
de los versos aún no escritos, ¡oh sueño despacito!,

sueño despacito,
quiero llegar delicado a su desvelo,
quiero en la repentina noche ser lo húmedo de sus dedos,
quiero a sus pies la tinta de mi sangre como fuego,
quiero el dominio de su sexo
y la profundidad de sus gemidos, quiero,
quiero el río,
quiero que venga conmigo cuando mi pensamiento se me va,
¡sueño dile la verdad!,
que mis sueños sólo caben en una estrella
si es que la estrella tiene su nombre,

sueño despacito,
el hombre que la ama es un sueño partido en mil gritos,
como mil manos,
despacito en su voz, en sus gestos, en su ternura,
sueño, como algo que se quiebra y me atraviesa.

T de S
MRGC
Namaste