miércoles, 5 de junio de 2013

Será

Desde mi ventana la plaza
está muda, las hojas ya secas,
prestas a escuchar el eterno
lagrimear desnudo de sus árboles,
será tal vez por el pesar que
esconde la soledad,
será quizá por el manto amargo
que a veces la vida,

lo cierto es que la plaza parece herida
y en ella, una mujer,

una mujer,
será que canta a los silenciosos trinos desahuciados,
será que enreda su voz con el ocaso del valle,
o el paisaje noble que al poniente alarga,
como los tiempos idos, será su frente un nido,
un escándalo de aves como la llama del amor,
o el dolor, o la media luz en nómada tristeza,

¿por qué lloras si es que lloras?, mujer,

será que exhalas tus miedos,
tu vedado viento, tu fatiga,
el rocío de tu propia existencia cuando
hasta tu mismo traje te ha olvidado, mujer,
¡tomarte en brazos yo quisiera!,
como quien levanta a quien ya ha renunciado,

mujer, ¡me hablan tus deseos!,
el amor cual hacerlo pudiesen tus manos,
tus manos, tu sed de sueños,
las huellas en que el día dejará palpitante en tus ojos,
tu rostro fulgor de amor desde mi ventana.

Desde mi ventana te veo,
será la plaza que te descubre gentil,
o el caer sobre la noche amante de las hojas,
o la conciencia devuelta a los hombres y a las cosas pos la ilusión,
será el corazón, vírgen desmayo de la luz,
cuando la luna.

Mujer, los corceles del tiempo te besan,
el crepúsculo se queda en ti, furtivo,
pareces un seco río,
un empolvado carruaje de estrellas.

T de S
MRGC
Namaste