viernes, 7 de junio de 2013

Sedienta libertad

¡Lluvia, ten cuidado!,
¿qué te dice la medianoche cuando ella
se hubiere dormido?,
lluvia, ¡despiértame de mi profundo sueño!,
déjame pensar en el día de sentirla,
en el goce más eterno de mirarla,
¡dime!, tu canto melodioso me penetra,
camino entre tus gotas por el
enigma de tu sedienta libertad,

¡lluvia!, extraño yo a mi mismo y perseguido
la razón encendida de su piel,
¿qué te dicen sus pájaros hoy, cuando tú eres
la apariencia de su abismo?,
lluvia, ¡más abajo de ti me inclino,
y vacío mi porfía y me vuelvo pasivo de tus maneras!,
lluvia, vestido sin ropajes envuelto en ella estoy,
cambiando todo mi tiempo
por la razón de amarla,

¡lluvia!, tus lágrimas encierran locas esperanzas
cortando las amarras de los miedos, velando al viento de
mis manos que juran acariciarla en soledad,
¿qué dice tu palabra en su pecho, tu aliento y tu
sangre húmeda?, porque si amarla tú quisieras,
sobre la orilla de tus aguas ella se habría de refugiar,
lluvia, ¡oh lluvia!, mi alma es un verso invisible,
una dicha de un vuelo impetuoso que se ha lanzado
delirante de ternura,

¡lluvia!, tú te detienes pálida, tú, te condenas a vagar
por mi silencio, mientras yo huyo de mi cuerpo
a por su cuerpo, lluvia, estoy prisionero de su
aire, siempre muy cerca, siempre tan lejos,
¿qué dice su mar sin fin de mi impaciencia?,
todos somos mendigos de la codicia de las mieles,
tú, por ser el soplo que se disipa en sus labios,
ella, de manos inocentes de ramaje y yo, el paisaje
ciegamente cortés, de una hoja de otoño arrumbada,

¡lluvia!, ¿qué es todo mi ser ardiente ante su lejanía?,
¿por qué me detengo llorando ante su nombre?,
¿por qué ayer niña y hoy navegante?, lluvia,
el capricho de tus cercas hiere mi corazón,
dejando mi sol desencantado a lechos y mi luna,
un temblor de voz de niño emulando al amor,
el amor que todo brilla y es momento,
el amor que parece decir pero calla,
el amor que escapa por su infancia y canta su tormenta,

¡oh lluvia!, en tu rocío soy nosotros,
sin destino, umbral de aurora, de un cierto día tal vez.

T de S
MRGC
Namaste