martes, 11 de junio de 2013

Romance

Como subiendo a prisa las escaleras
de la pasión, como cerrando las puertas
a la razón y colgarnos de una mirada,
en mitad del valle añorando el mar,
entre las olas de espigas deseando la arena del sol,
romance de amor, como un caballo suelto en
la pradera como una promesa,
de tu cuerpo y mi cuerpo a las caricias,

como besando a prisa,
mientras nuestros pies descalzos juegan por
entre las vías de un olvidado tren,
como las piedras que huelen a hojas,
como la sombra de un ave cuando vuela,
así la silueta de nuestra piel cuando los labios,
romance peldaño a peldaño, mientras trepados
a una escalera buscamos silencios en las palabras,
que nos lleven hasta el alba y quizá, un poco más,

como abriendo a prisa las ventanas,
y tu boca y mi boca, y tu cabello enredado en mis
manos y el agua corriendo desventurada entre tu
cuerpo y mi alma, ¡camina solitaria tu inquietud
por la vasta playa!, las horas pasan y la calma
se pierde entre golpes de rutina, romance entre dolor
y caída, dolor por saberte herida, sin creer si podremos
mañana, caída, atada a la cama tu inocencia,
y la plenitud de encontrarte bella y mía, y tuyo sin más,

como cuando tocas, a prisa,
buscando respuestas sin saber preguntar,
romance de amor al amar entre la roca y la espuma,
y la suave bravura del deseo cuando dos cielos,
son dos ojos cerrados y un rostro en penumbras
y una tímida voz ... ¿dónde estás?, ¿dónde el amor que nos
rasga y besa, que nos trae y aleja como romance entre
el árbol y la luna?, ¿dónde la ternura de dos gotas de
rocío en nuestras sábanas?,

nuestra imágen interrumpe nuestro aliento,
¡no sé si estás o te imagino, no sé si me sientes
o soy yo que me invento, no sé!, no sé, a veces
siento como un romance de viento, como un
romance de lágrimas y una desnudez
provocada y consentida, como romance de dos heridas, un
salto al vacío sabiendo que estarás allí, porque confío,
un arrojarme en un torrentoso río, mientras tú esperas por mí,

¡romance!, nuestros abrazos abiertos,
¡romance!, todas las noches dormimos, tú conmigo y yo,
entre tu sueño y las hadas, aquí nos amamos errantes,
persiguíendonos, ¡romance!

T de S
MRGC
Namaste