jueves, 6 de junio de 2013

Primer beso

¡Cuántas veces parezco volar
con alas de dos!, - ¿estás bien?,
preguntaste, - te extraño,
te dije,

no estoy sobre la tierra ni abajo del mar,
el alba tiembla en mi cuerpo como
tiembla un lucero,
cuando pregunto por ti,
porque en las tardes piadosas el sol ciega mi boca,
cuando te nombro,
porque en las noches mi voz es un edén de tu sombra,
cuando te busco en los pliegues de mi piel,

en vano el amor es en mi ser, sin ti,
nada puede herirme salvo la soledad,
¡qué importa la esencia de vestirme de nosotros,
si hace muchos años que te espero,
que te echo de menos desde antes de conocerte!,

no te llevo conmigo, tú vives en mí,
besas mis labios cuando mis besos invitan,
¡princesa!, para el amor hay algo mejor que tú, tu alma,
tu ensueño, tu infinito desvelo cuando en las
madrugadas desnudas mi espalda y me acaricias,
y te apegas a mí como un enigma,
¡no sabes lo que quieres pero lo quieres ahora!,

ahora, que he sufrido como algunos,
como tantos,
que me han olvidado y que he amado,
ahora, que mis manos te han deseado lo suficiente
como para ser perdonadas,
¡abre tus alas!,
¡cobíjame sin medida!,
¡al abrigo de tu tiempo quiero yo hacer preciso tu amor!,

tu amor,
¿sueño acaso si digo que por ti, muero?,
tu amor, todas las primaveras,
un mundo cándido de montes y praderas cuando me ames,
el día que me quieras.

Hasta mañana, - murmuré,
me perdí en tus ojos un instante y te dejé marchar,
me quedé mirando tu luz un momento,
esperando tal vez que te asomaras encendida,

¡te extraño amor de mi vida!, ¡te amo!,
eres como ese primer beso, que jamás me supo a despedida,
dije que esperaría por ti, ¡aquí estoy!

T de S
MRGC
Namaste