viernes, 28 de junio de 2013

Por mi amor

Estoy por el amor
porque creo el camino que
me lleva hacia ti,
¡diáfanas las piedras que sin
memoria cielan mis pasos!,
espacio reflejado en mi aliento
cuando veo las nubes entre los árboles,

¡qué quietud la de las hojas!,
como si supieran que mis versos se escriben
con el viento, como si dispusieran de cada uno
de los besos perdidos, que una vez arrojé a las
manos en palomas del tiempo,
por un grito de ida y vuelta desmedido,
un olvido largo al que a veces juega el amor,

el amor, por el amor estoy,
mi silencio es transparente entre la hierba,
mi pecho vibra cuando despierta en mí tu nombre,
el andar trae tu rostro de orilla a orilla,
y una semilla me perfora, y una escalera pendiente
me acompaña, y un cantar detenido en un pájaro
se desvanece entre las alas de una rama,

¡tus ojos yerguen y me queman!,
¿dónde estás?, ¡háblame!,
¡tus labios giran por el aire a fuerza de nadie!,
¡dime si eres tú la que a mis ojos,
la que sostiene mis lágrimas!,
mi cuerpo cruje lleno de tus palabras y yo te encuentro sin tocarte,
simplemente creando el camino del hombre que te aguarda.

Siempre amanece cuando mi amor mío
es un pan reciente, el amor, una larga raíz que espera
en la puerta de un suspiro,
y yo miro, dejando las miradas en la lluvia de tus mejillas,
y yo miro, a la espera de mi mismo,
a la espera de mi retorno,
a la espera de ti,

con los ojos clavados en la altura,
abandonado por un solo instante.

T de S
MRGC
Namaste