viernes, 7 de junio de 2013

Poema de nosotros

Habría que creer o crear un amor inédito,
que sea duende en los ruídos,
la última instancia de lo cotidiano,
un amor corriente y diario
que pueda morir en lo palpable,
un amor sueño de la sangre,
inmerso en nos,

habría que buscar una espera,
una caricia al abrirse las ventanas,
una raíz en la distancia sin lágrimas, sin cadenas,
una estrella a la que robar cuando los ojos
no alcancen, un amor que a veces
se muestre alas,
cuando un banco de plaza sea todo el poema,

habría que sentir demasiado,
para imaginar las manos dos gotas cayendo distintas,
una cual brisa como ensayando el aire,
la otra paisaje, un abismo de acordes de suspiros plenos,
un amor mezcla de cielo, incauto y atrevido,
un amor como el destino,
de puertas absortas sonrientes, de par en par,

habría que ser como una grieta en el mar,
un vuelo a destiempo volviendo a la rutina un extraño,
arrojar los peldaños de los días al vacío
y sentirnos delirio, en gozo de la sed,
una mujer bajo la lluvia abriendo los brazos,
un hombre al encuentro del otoño y las palabras.

"Nunca fui el dueño de mis deseos,
mis promesas fueron besos siempre, a por tu encuentro,
nunca escribí si no escribí por ti"

T de S
MRGC
Namaste