miércoles, 5 de junio de 2013

Para enamorarte

Así fue como me enamoré,
dijiste hola y te hiciste dueña
de mis alas, jugaste a buscarme
mientras me contemplabas,
aprendiste mi nombre de tanto
temblar, mientras en tus mejillas
quedaban la inquietud de saberte
mía, el soplo de aire de mis
suspiros sin tiempo, mis manos
mías teniendo las manos tuyas,
así fue como la ternura
de tus labios me enamoró,

así fue como me enamoré,
como aquel día,
una lágrima se pareció al cielo la
tarde en que dije adiós,
y partí sabiendo que asomaba
en tus ojos otra lágrima,
y miles de palabras en solo silencio,
y besos de madrugada besando al sol púrpura,
mientras los espejos guardaban
retazos de tu piel y de mi piel
haciéndonos el amor,
así fue como el dolor fue un llanto en la alcoba,
mientras otro llanto se alejaba
dibujando tu cuerpo, despertando en el amor,

así fue como me enamoré, ¿recuerdas?,
las puertas gimieron como un péndulo
entre caricias y rezos y tus ojos,
¡las paredes aguardaban y tus ojos!,
¡la luna asomaba por las ventanas y tus ojos!,
y el fulgor de una lámpara tibia como tu voz,
¡acaso era el amor quien conocía los rincones!,
mientras tus ojos me miraban como el viento,
palpitante y encendidos y quietos,
y mi vista que te desnudaba
sin que los labios acudan,
jadeando en tus labios que esperaban por mí,

así fue como me enamoré,
como la lluvia resignada y amable,
como el alba que despierta
realizada en su paisaje,
como el atardecer constante que te hace decir
"nuestra cama, nuestra casa",
tu alma inquieta de mi sangre,
los cristales que aún guardan
ese infinito que nos mira,
tú y yo de cara a la vida,
con heridas que saben,
con gotas lentas que puedes contar en tu pecho,
así, manantial y desierto,
mojando los recuerdos lejos de ser recuerdos,
así fue como me enamoré,

y tú, que ponuncias mi nombre
cuando tu nombre suena,
y yo, ¡si mis dedos pudieran deshojarte
en el seno del valle de tu aroma!,

así fue como me enamoré,
como un verso secreto con ojos de niño.

T de S
MRGC
Namaste