jueves, 6 de junio de 2013

Otra noche más

Si acaso pudiera yo
adivinar tu cuerpo,
y en un pequeño aire,
en una sola larga sombra fuese
la paciencia de un suspiro,
y una tierna lágrima corroa
un mientras tanto entre caricias repartido,
y brisas en apariencia de besos,
y viento golpeando cual tormenta
tu medio sol,
tu fiel dispuesta piel, ¡porque eres mía!,

si acaso te impacientes
y no puedas esperar,
y le des a mi voz la prisa
por consumir tu corazón,
donde mi boca se atreva sin falso pudor,
cuando mis manos arrogantes
en suave murmullo de hojas,
te entreguen débil a mis deseos,
besándote con la fragilidad que encierra un niño,
tocándote con la seguridad de quien se
queda en tus labios, para siempre,

si acaso una sola mirada me hiciera de ti,
de tus ojos,
y tu rostro una vocación incompleta de mí,
y tus senos un dulce delinear,
si acaso mi vientre resbalara por el mar de
tu aliento, y entre silencios y palabras
fueses otra noche más que pasas a mi lado,
para no pensarnos, sentirnos,
para no imaginar, buscarnos,
para no ser fuertes ni resistirnos,
para preguntar por ti y hacer que sucedas.

Si acaso,
si por vez primera cayera desnudo ante ti,
y gritara tu nombre erguido en sangre,
y te sienta, como quien siente de costado
inclinado lentamente,
como quien navega entre los sueños,
como quien te escribe,
cuando estás transparente entre dormida y despierta,
si acaso pudiera amarte entre las heridas que quedan,

porque se valla el día,
como un fluir suave del TE QUIERO,
como inventando el amor ...

"y el amor caerá cuando lo invoques,
no sabrás ni dónde ni cuándo, más por si acaso,
hazle señales,
un suave movimiento de tus brazos alcanzará,
como quien agita el mar desde la orilla,
como se ama un manuscrito que se arroja
a los cielos de las olas".

T de S
MRGC
Namaste