sábado, 8 de junio de 2013

No te repitas

No te repitas, si me miras
la luna se volverá lenta,
inacabable será el fuego del aroma de la luz,
no podrás llegar a mí en los pequeños barcos
insistentes de tus manos,
no te repitas,
poco a poco me buscarás,
cuando creas haberme olvidado,

no te repitas, si me aguardas
el viento decidirá en tu corazón,
levantarás los brazos cuando imagines mi cuerpo,
cuando tus labios sepan a flor en mi todo y en tu nada,
te sabrás enamorada,
amada muy dentro de mi piel,
apenas a la orilla de mi alma, no te repitas,
volando en rocío serás mi ansiedad,

no te repitas, las estrellas de tus ojos
cautivas serán las hojas que caen de mí,
como una llama infinita,
rompiendo mi voz en una prisión
estéril de tu aliento, abierta y ardiendo,
entre pájaros únicos detrás de ti y de mí,
no te repitas, érase una vez una planta de amor,
balanceando en mi pecho mi boca y tu sol,

no te repitas, hecha de tierra tus aguas,
hecha de besos mi puerta esperando por ti,
¡no podré seguir soñando,
andando habiendo perdido,
buscando una vez hallado!,
no te repitas,
siempre habrá calles vacías y mojadas, extrañas,
como un crítico de poesía sin palabras,

no te repitas,
los botes se mecen en vaivén allá a lo lejos, como siempre,
la línea de la luna en cuarto acaricia el horizonte, una vez más,
en el amor como en el aire, el cielo es un verso eterno,
un llamado que sólo tú y yo escuchamos,
no te repitas, a cuanto más temblamos más atados
estamos a nuestros cuerpos, alguien sin rostro aún
te sostiene y a diario pregunta por mí,

no te repitas,
pequeña desnuda mía,
sobre el tiempo a cada instante me parece tocarte,
no te repitas, acaso yo me repito por ti.

T de S
MRGC
Namaste