miércoles, 5 de junio de 2013

No te dejaré

No te dejaré dormir,
seré el ruido de hacer el bien,
de la lluvia al caer,
de abrir las ventanas y hablar,
el alma al que ajusticiar, cuando
reclinado el día se niegue a amanecer,
seré el silencio que gime,
seré tu cuerpo mujer,

no te dejaré sentar tus pies en mi húmeda hierba,
ni ser la suelta contienda que
batalla tu piel con mis manos,
seré desnudo y descalzo el ruido
que goza tu campo,
que estremece de tu sol,
ruido de amor y viento, de secretos que vuelan y vuelan,
un ruido que navega sujeto de tu amor,

no te dejaré rendirte a mis deseos,
ni ser la ternura de partes de hacer de mí,
el hombre que tú esperas,
seré el ruido que aumenta tu ansiedad y te la niega,
el ruido que anega tu voz de placer perdido,
ruido, contínuo torbellino impetuoso de mi aliento,
ruido suspiro de tu amor cuando mi amor,
con una palabra tu espíritu desprende,

no te dejaré serena, ni fresca, ni pura,
ni creciente aroma en rosa enamorada,
seré más bien la hoja presurosa
que de tus labios cae,
el deshojado aire de libertad cuando me nombras,
seré tu sombra y las lágrimas que en tu lecho agitan,
ruido a brisa y más brisa, como esa dicha tan perfecta
que te hace mía, como míos los silencios que fueran tus manos y ahora besos,

no te dejaré mecida,
ni tan en calma ni tan sombría,
no te dejaré oculta
frente a mis ojos por mucho tiempo,
no te dejaré resuelta y audaz
sin hacer preguntas,
no te dejaré,
no te dejaré poesía.

T de S
MRGC
Namaste