martes, 18 de junio de 2013

Gotas de luz

Ahora los espejos
me dan la hora de tu
recuerdo, junto a la cama
donde tantas veces el amor
nos hizo, los espejos adelantan,
en torno a las ventanas que
más de una vez nublaron las
indiscretas miradas de los demás,
los espejos atrasan,

espejos,
que llueven fríos como náufragos,
que se sientan en escombros antes pájaros,
que como el mar o como el tiempo,
traen los versos que te regalara en la
quietud de tus ojos o en los míos,
que como un último retoño desnudo
huyen de su condena, espejos y esencia,
tus sueños vibrando en mi corazón,

espejos,
¿quién pudiera ser libre para vaciar de caminos al sol?,
¿quién, descalzo por la acera mojada y en silencio?,
¿quién, con los labios profundos cuando la noche teme?,
espejos, ¡se desespera mi palabra sin ecos!,
gira mi alma y gira como una seca hoja por
el otoño, ¡y los espejos ante el ocaso ardiendo,
como un estanque en calma, sintiendo,
lejos de la bruma!, lágrimas de árbol entre el hastío y la sangre,

espejos,
siempre en las tardes me hieres, como si me
viniese todo el amor de golpe y tu nombre cayera
rodando a mis pies, a veces una moneda callada
y sencilla es la ausencia, a veces escucho otras
voces en mi voz sin aliento, espejos, viento que me arrastra,
amor infinito deslizo en escalofrío,
complicidad del destino que me obliga a nacer y ser,
un espejo, excelso de tu escritura,
otro espejo, de tus manos la ternura y el ayer,

espejos,
¿qué pasó?,
¿quién eres?,
tus raíces son dos distancias,
la que llora porque pasas,
la que mira, transparente y término al alba,

espejos, gotas de luz que me asaltan, y tú.

T de S
MRGC
Namaste