miércoles, 5 de junio de 2013

Fatal e inoportuna

¿Dónde estabas anoche?,
te busqué sin memoria por
los cielos del invierno,
vagué por el reflejo de ser más
profundo que el vacío,
de a ratos apenas un grito, otros,
despertando en el viento de la respiración,
¿dónde estabas amor?,
fui a tu cuerpo y no estabas en él,
de tu piel sólo el oleaje,
ecos de tu silencio y de mi voz,

¿dónde estabas anoche?,
la luna reposaba en la transparente luz,
en el jardín crecía el rocío entre la hierba,
de piedras era el tiempo que caía
como arena en los relojes,
¿dónde estabas?,
indiscreta fue la rosa que dejé en tus labios,
como la frase que de hecho no escribí empero imaginé,
cuando pensé que no podría haber pensado
en otra mujer que no fueras tú, fatal e inoportuna,
la que penetra con un dejo de ternura a este hombre,
que pretende cuando la nombra caminar sin pies,

¿dónde estabas anoche?,
la quietud consumía mi nostalgia cuando ...
¡un pájaro cantó en mi ventana,
de hecho vibraron sus alas cuando me miró, o creí que me miraba!,
¿dónde estabas?,
mis manos se detuvieron trémulas derramándose en soledad,
se quebrosen las hojas de las nubes dormidas,
a fuerza de nada y por nadie se abrieron las heridas,
¡y de pronto tuve miedo del espacio,
de mi desnudez sin tu desnudez,
de ser nada sin el aire de tus besos siempre de viaje, cuando te sueño!,

cuando te sueño, ¿dónde estabas?,
llegué silencioso a tu goce,
encendí tu sombra con avidez, despojándote y cedida
te amé como tú lo esperas,
y al amarte temblé por necesitarte, por desearte, por quererte,
por buscarte, por hacerte mía de una vez y para siempre,
¿dónde estabas?,
llamé a tu boca,
fui todas tus formas, habité tu nombre, ¿dónde estabas anoche?,
en tu húmeda tiniebla te esperé,
fuiste mis secretas palabras, mi sangre,
me demoré sobre ti hasta el alba,

¿dónde estabas anoche?,
¡hazme soñar tu sueño otra vez!

T de S
MRGC
Namaste