sábado, 8 de junio de 2013

Espejo de ayer

Una grieta en todo,
en el amor despertando,
siendo canto y dolor al mismo tiempo,
una grieta muriendo en el mar destinado,
perteneciendo al ancla de los besos que buscabas,
del rayo atribuído a la luz
quebranto de tu propia herida,
una grieta, sobreviviendo al latido de la
cicatriz de las cenizas,

una grieta en todo,
en aquellos versos que en penumbras yo te decía,
porque el amor era la piedra que en cascabel hablaba,
grieta de aquel leal amante que siempre regresaba,
por amamantar a sus hijos, por aquel recuerdo
desnudo condenado a vivir y morir en
sus propias manos, una grieta de cuando
en cuando, ayudando a naufragar
al tiempo y sus fantasmas,

una grieta en todo,
porque no está perdido aquello que no fue, -¡no me llames,
volveré, como esa tarde de mi adolescencia, no estaré
tan lejano cuando te atrevas!-, una grieta, como un ave
migratoria o un faro en medio de la nada,
el amor a veces es un corazón partido que
no busca el olvido, sino un mañana
y un nombre, una grieta en el horizonte,
como el pistilo de una rosa infinita,

una grieta en todo,
como una copa de medio sol en el camino,
como un barco tembloroso en goce acariciando el valle,
¡y te recordé!, desnuda bajo el cielo cuando te amé,
cuando te hice mía y tu cama olía a deseo, una grieta,
mientras tú adormecida sobre mi piel y de tanto en
tanto la vida, tuya y mía pasaba como un huracán, una grieta en
aquel cajón, de cartas que nunca quisimos, de amor que
lejos de ser destino, es un quizá que amanece y amanece y amanece,

una grieta en todo,
desde el fondo de ti hasta en esa palabra que aroma por tu boca,
un amor que puede ser promesa pero tú sabes que volverá,
porque siempre vuelve el encanto de tus ojos por mis ojos,
una grieta en nuestro rostro, una lágrima cada día,
como todos, aunque también es cierto que incumplo
a veces con la hora de las espigas, porque la mariposa
también desaparece, cuando todo es grieta y el
mismo sueño, y el mismo viento caído en flor,

una grieta en todo,
una solitaria gota de sangre,
una grieta vertida y extraña, una grieta inseparable y perdida.

T de S
MRGC
Namaste