miércoles, 5 de junio de 2013

Entonces

Entonces libera tus ansias,
recibe con tu rostro el viento
y sin que medie razón,
concluye el milagro de la vida
humedeciendo tus labios,
y entiende que amar no es un
objetivo en el horizonte sino la barca,
el viaje mismo que mecen las respuestas de tu voz,

entonces comienza por el fuego,
persigue ese momento en que el eco se pierde en el recuerdo
y vuélvete extraña,
para que las nubes te encuentren,
para que el amor de luna sea valiente y se
aquiete siempre vivo en tus ventanas,
y se siente a tu lado,
y acaricie tus manos y su roce traspase tus heridas,

entonces sé la medida,
el ruido de una hoja que su árbol libera,
el apenas presuroso brazo del sol al alba,
el columpio del cielo que pretendes alcanzar con la mirada,
la madrugada sin borde que te perturba el alma cuando lo piensas,
cuando su aliento dispersa tu piel,
cuando te sientes mujer, ahogada en su nombre por
el amor de un hombre, y el mar tuyo golpeando nocturno y abismal,

entonces, quiero oirte golpear,
las puertas de las palabras que vibran en tus latidos,
los sueños jamás vividos que tanto pudiste, y aún no,
el querer en la voz interminable de un vuelo,
el arroyo que tu mano cierra a por los secretos del agua,
ese agua de cada flor y cada aroma,
esa sombra que el rocío brama cuando las piedras,
esa hierba cuando piensas en la lluvia, sin dejar de escucharlo,

entonces libera tu amor,
un amor que te muestre así,
con ojos que miran como quien mira un sueño,
un amor pensativo en párpados
ligero como el silencio,
un amor amante volviendo un día,
agitando las noches, adonde quiera que vayas
pero contigo,

entonces, los vestidos de los pájaros serán pequeños en la lluvia.

T de S
MRGC
Namaste