jueves, 20 de junio de 2013

Decisión

Decisión, la de sentirte,
frente a mi intimidad me encuentro
con la costumbre ya aceptada
de mi cuerpo, con la interminable
sucesión de palabras, de silencios,
de deseos cuando pienso en ti,
¡y me cuelgo a favor de mis brazos!,

decisión, la de mirarte,
la de implicarme en los sueños y
traerte de la memoria, dándole a la
orilla de tus labios el aliento que los
años no han permitido que olvidara,
arrojado a la quietud de tu última mirada,
¡y me cuelgo en el amor que hay en mí!,

decisión, que media en los quiebres de mi piel,
buscando la lentitud de algún respiro
en el gemido presuroso de mi pecho,
mi cielo hacia adelante, mis manos hacia atrás,
y te trepas a mi altura, entre las hierbas
de mi cálida luna ¡y me cuelgo,
cruzando el solitario escudo de tus caderas!,

decisión, en harapos de estrellas,
escuchándote latir turbado de tu temblor, hacemos
el amor, o el amor nos hace y con él, el verso en tronco
nuevo que siempre dará hojas, tú seguirás mi voz
como mariposa al fuego, yo seré un río de besos,
buscando los labios que demanda la pasión, ¡y me cuelgo en
tu corazón de mi corazón, como un capullo que el viento deshoja!,

decisión, de venturosa mar,
donde el azar de ser quien soy, me vuelve
un labrador en espera,

decisión,
mientras dos amantes se encuentran, tú y yo.

T de S
MRGC
Namaste