domingo, 9 de junio de 2013

Y de pronto

Y de pronto tu corazón lento rompe
el silencio, y el agua de tus labios
se muestra una infinita daga en
palabras, que acaricia mi piel,
¡y me desnudas de pronto!,
con una insistencia de sueños
que cortan el tiempo en verdades,
y tu alma derrama en mi alma,
y de pronto tu voz se parece a la lluvia,

y de pronto me dices TE AMO,
un TE AMO que sugiere
¡cuídame aunque no te lo pida!,
¡guíame por más que me sientas
pedirte "quiero estar sola"!,
¡suéñame a deshoras y despiértame,
pese al reclamo porque es tarde y
mañana tengo un día complicado!,
¡jamás me sueltes las manos!, ¡defiende
nuestro amor con el alma tuya, con el alma mía!,
y de pronto me escucho decir ¡te espero, te
esperaré el resto de mi vida si fuese necesario!,

y de pronto te levantas en una copa,
una enredadera de hojas se vuelven tus brazos y mis brazos,
y te dejas caer en mí vibrando en mi pecho,
latiendo en mi sangre,
¡y de pronto el viento habla por mí!,
¡y el fuego me ve crecer, beso a beso hasta tus secretos!,
y mi sombra gemela de tu sombra se
sumerge en ti, rasgando los muros de tu ternura,

y de pronto la luna,
como el mar que navega libre, y una flor,
como un pétalo de aliento extraviado, y un color,
que en racimos repite tu nombre y mi nombre,
mi nombre y tu nombre como naciendo de cada piedra,
y de pronto, ¡hemos crecido juntos pero ni tú
ni yo lo sabíamos!,
¡antes de tu cabello fui cascada!,
¡antes de tus gemidos fui mirada!,
¡antes de tu piel fui una roca raída por la arena!,
¡antes de tu vuelo fui una estrella!,
¡antes de ti, sin nombre todavía, fui marea!,

y de pronto me amas
en la noche de mi corazón,
en el duelo y las ruinas de estas ramas,
como un espejo viejo, con reflejo de todas las olas,
¡y de pronto te amo!

T de S
MRGC
Namaste