martes, 25 de junio de 2013

Náufrago

Como náufrago de una nave desierta,
sin velas que doblegar, sólo viento,
sin remos que castigar, no más
atado a la tabla que a veces la soledad,
cuando en vez de soñar, lamenta,
cuando el horizonte se muestra
infinitud de ventanas pero en ninguna
de ellas, tu rostro, náufrago,

como náufrago de madero sin timón,
grito TE AMO pero tú no respondes, a
mitad del tiempo escapándome del
silencio de las olas que rompen
en mi espalda, ¡y me recuerdo
aquel alba!, aquellas caricias que volaban
sumando mi desnudez, atando mis
manos blancas, cerrando los ojos a una
entrega entre arenas de tu piel y resignación,
náufrago,

como náufrago sospecho de mi corazón,
abandonado en los muelles que llueven,
sentido en la lejanía de los escombros,
de la distancia, en la turbia ansiedad del
amor cuando es infancia, cuando se ciñe
al color del deseo, ¡y todo es vuelo y aventura
y todo es valor!, como náufrago, todo de mí
se amplía en secretos y vanidad, dentro de mí
la labor de todos los parias, dentro de mí los
prisioneros de las prisiones y todos los nombres,
de los piratas los hombres que siempre van por más,

como náufrago,
¡mientras mi vista atrape mis ojos, seré libre!,
¡mientras se erice mi piel en puñales, seré el amor!,

¡como náufrago me he quedado sólo con mi alma,
para poder pensar en ti!

T de S
MRGC
Namaste