lunes, 10 de junio de 2013

Silencio de alma

Decir casi lo mismo es no decir,
¿qué dice el alba cuando despierta,
y los brazos del sol se yerguen
desafiantes de horizontes?,

decir casi lo mismo es no decir,
¿qué dice el ocaso cuando llega descalzo,
y sólo el aroma de la hierba
parece conversar con el mar?,

luz sin nombre,
y entonces escuchas su quietud,
y absorbes el deseo encontrándote,
desnudándote de complejos y de
divisiones, luz sin pasiones,
"si no eres libre no vives,
si no eres inocente no miras, si no
juegas no entiendes",

agua sin nombre,
rodando sola, cayendo, golpeando tus
labios sin nada decir, desgarrando,
mordiendo, muriendo, mojando
tu piel con su aliento y dejándote
en un momento, agua sin cuerpo,
"si no eres cielo no aceptas,
si no recuerdas no silencias, si no
vuelas no sueñas",

aire sin nombre,
que se mueve espeso robándote el
corazón, razón que estimula durmiendo
con las manos incendiadas, caricias
robadas, bandido erizado,
"si nuestro barco no es un puñal
tú no eres mujer y yo no soy hombre,
sigilosa semilla de dos espigas que
se funden, un beso colgado a lo lejos,
un espejo sollozando sacudido a mitad de la tierra",

estrellas sin nombre,
aunque cierres tus ojos tu mirada las descubrirá
eternamente, porque querrás beber de sus
senos como un manantial,
¡cómo sabrías amarlas si por amarlas pudieras!,
¡cómo estarías rendida a sus puras orillas ardientes,
si su rocío cayera verde,
si fueses un círculo de fruta fresca a sus pies!

Me derramo en ti en astillas,
a ti, como la luz del agua y el aire de las estrellas,
me recibes como el viento a sus velas,
te conmueves como el surco a la siembra de mi dolor,
mi amor es en ti el amarre de mis alas,
¡si acaso mis palabras te llegaran!,
¡si por ventura tú despertaras!, me verías a tu lado,
yendo entre tus manos, naufragio de mis ojos,

¡tu claridad se apaga como el silencio de mi alma,
cuando te descubro en mí!

T de S
MRGC
Namaste