sábado, 8 de junio de 2013

Amante

Mi tiempo para amarte desde que te conocí,
un beso errante hasta tus labios,
¡tantos años!,
¡tantas veces vagando bajo la lluvia buscándote!,
juntos desde antes, ¡tan juntos desde siempre!,
un amor simple nos encontró, valientes,
¡así la virtud de los que creen!,
tú, bienamada, yo, sediento de tu voz,

el amor nos nutrió de un desvelado alba,
sostuvimos nuestra piel con nuestras manos,
nos quisimos soberanos de nuestros rostros,
fuimos un corazón de lodo
y una quietud abierta a los sentidos,
así el camino, un viaje de aguas vibrando en estrellas,
con ojos de luna y promesas de sol, mi tiempo tu amor,
un amor de dos cuerpos, por un infinito derrotados,

el fuego corrió por nuestra sangre, fuimos sombra en los cabellos,
el viento nos celebró amantes,
nos propagó como se aman esas cosas entre la palabra y el alma,
y perdimos la calma, como esa flor que no amanece pero
sientes dentro de ti, muy dentro de mí,
y el amor sin saber cómo,
nos amó sin ego ni preguntas ni orgullo,
sólo despertó, sobre mi pecho te supe mía, cerré los ojos y fui tuyo,

mi tiempo para amarte, nada sabía yo de ti,
no tenías nombre ni aire,
eras una cenicienta que vagaba por ahí, una pregunta
insistente en la arena, una desnudez simple,
como el trigo azul de las enredaderas, y te vi, deshojada
tu claridad de mujer, te sentí, ondulante y divisa en mi latir,
y fui contigo, un ala de tu silencio, la mitad de tus momentos, y amarte
fue recomenzar, dos vidas para amarte, tu fruto y mi raíz,

sin caminar,
como la lluvia que susurra y palpita,
como esa hoja a medio caer que riega los pasos,
como los sueños desenredados que buscan sin ver,
así mi amor, mi tiempo para amarte,
¡mientras tú duermes yo te espero!, para que alcances
todo lo que mi amor te da, un instante, un libro, un poema,
una tregua transparente, ¡todo mi ser!,

con un amor navegante, así, vuelto pradera que jamás termina,
un amor que cambia pero no nace ni muere,
que es alguna vez y es siempre,
mi tiempo para amarte, mi tiempo eres tú.

T de S
MRGC
Namaste