viernes, 14 de junio de 2013

Amando

La sangre brotará
cuando tú y yo estemos juntos,
será como el sol cuando seduce
a la luna en cada ocaso,
o tal vez como el regazo, cuando la
lluvia descanse en los cristales y
el amor vibre, cercano o distante,

la sangre brotará,
¡siéntela!, será la espalda que
desnudas a mis caricias,
¡sé que podría darle forma a tus labios
con una palabra!, ¡oh mi amor!,
¡como si fueran piedras las que cargas!,
¡como si la pasión se quemara en
nuestras noches de silencio!,

la sangré brotará,
así de disperso será el cielo,
la corteza mostrará sus raíces,
su piso de tierra asumido en madera,
escucharé tu voz desde el fondo
de tus manos, para que te mire
y no pueda olvidarte, para quedar
implacable con el corazón entero, unido de ti,

la sangre brotará,
será una vieja canción con lágrimas,
estaremos al borde de la ternura dudando
entre la entrega o no, nos daremos gota a gota
a estrellas de sufrimiento y por un momento, por un sólo
momento seremos tú y yo, ¡como nace el amor,
floreciendo en tormentos, amando!,

la sangre brotará,
tu delgada niña caerá sonriente sobre
mi lado más herido, un largo tiempo
extenderá tu camino y el mío,
¡y simplemente nos reconoceremos!, tú, esa mariposa que
volotea por mis ojos, cuando me amas, yo, aquella rama
que se quiebra en dos, cuando una hoja la mece,

la sangre brotará,
¡hasta de mi alma caen tus rosas!,
como las palabras que nunca te diré.

T de S
MRGC
Namaste