viernes, 7 de junio de 2013

Aire sin alas

Mi voz, como tu amor,
el viento que gira en las noches
entre mis labios y tu alma, los
besos que ¡tantas veces amo!,
por entre tu cuerpo infinito, los cielos
que desnudo, como el pasto al rocío
cuando mi corazón te busca,

mis huesos, como los versos que guardan
tu mirada, los mismos árboles que meces en
tus caricias, cuando tu sonrisa cae en mis brazos,
cuando eres la razón de todo lo que escribo,
cuando emerge de ti el camino
y me abandono a ti, ¡hombre en amor abandonado!,
náufrago de ti cuando me amas,

mi sangre, como el tiempo que es furia
ciega de este amor, como mi deseo de ti
comenzando en tu boca, como sentir que me provocas
floreciendo en mí cual corriente,
así, sujeto a ti como los pájaros, caído en ti como
un ruidoso mar, sembrando en ti
el agua con mis manos,

mi amor, río que canta en mi piel,
retoño en vergel vagando en las rimas de un poema,
las estrellas con las que comprendo vez tras vez que eres tú,
el amor, tú, de infinita paciencia, dejando tu vida en mis ánforas,
tú, pasión de mis sueños que agita,
tú, ¡oh mujer delicado vino!, tu ternura es un rayo de luz de suave andar,
que no dijeron ni podrán mis palabras,

mi pasión, cuando se encantan mis ojos en tus ojos,
la mariposa que cobijo al caer de las hojas,
un horizonte lleno de otoño cuando es la hora del
sol y de las brisas, mi verdad que en tu corazón tiembla,
mis papeles raídos por amor, y tu amor,
¡repentino relato sin reloj!, una flor latiendo envuelta de ti,
inspirada en tus puertos, mi amor,

mi secreto me evade,
eres un sentimiento en mí, como una barca perdida,
¡vida mía!, ¡amada mía!,
acechando en mí como un aire sin alas, tu amor.

T de S
MRGC
Namaste