martes, 11 de junio de 2013

Agape

Con un amor que devora te amaré sin ver,
seré planta, piedra, río, ¿qué importa?,
mi palabra amanecerá en tus labios
cuando despiertes, la luz será mi nombre
cuando descanses en el madero
de mi cuerpo, estarás rodeada
por el fuego de mis manos, por ese agua
que desboca a mi corazón inclinado a ti,

con un amor que devora descubriré tus ojos,
una puerta a lo desconocido será tu piel
cuando te atrevas a mi mundo,
tu voz de azul secreto profundo
navegará en mí, cuando me sueñes,
¡amor!, tú ruedas con la lluvia cuando estamos juntos,
¡amor!, juntos, desde tus labios hasta el simplemente
amarnos, confundidos en nos,

con un amor que devora seré una pasión erizada,
coronaré de espinas tus dolores,
caminaré donde me guíe tu alma, temblaré como
tiembla toda copa de vino cuando se acerca el
momento, desnudaré mis cielos y tus cielos y los
cielos, y te abriré a los recuerdos de aquel capricho
tímido que trepaba, con una lentitud de tierra,
amor, como una hierba, espada de tu fragancia,

con un amor que devora donde se espera nada,
¡la noche querrá oir lo que hicieron tus ojos!,
tus ojos, cuando antes de amarme me olvidaron en tus besos,
tus ojos, eterno reflejo herido por mis calles,
tus ojos, perdidos, sedientos, susurros de mis lágrimas,
mis ojos, cárcel de tus ojos entreabierta a mis ramas,
¡mi árbol como si buscara!, ¡mi inocencia errante de infancia!,
amor, ¡ay amor!, ¡ven conmigo, aún la luna no sangra!,

con un amor que devora, con un sentir que sabe a llama,
¡si no fuera porque la vida te tiene aprisionada, te haría aire
y arena y tiempo!, ¡si no fuera por el amor, ay amor,
si no fuera por el deseo!, con un amor que devora te acosaré
suave, a tientas y transparente, ¡dos cuerpos de una sola
mitad entregados!, ¡nos amamos como esos bosques ya muertos
que guardan dentro sí, la certeza de haber sido,
la mirada de volver a ser!,

con un amor que devora,
un hombre, que a veces esconde el valor de aquellas flores,
una mujer, que no sabe amar de otra manera,

con un amor que devora, ágape, con entusiasmo al amar.

T de S
MRGC
Namaste