miércoles, 16 de agosto de 2017

Babel somnolienta

Justo atrás de todo
está de pie mi ventana,
y las plumas blancas penden de la nada
y mi alma es una luz en las esquinas,
justo en donde la vida sacude a
hombres y mujeres que ya no están,
justo cuando mis lágrimas más humanas
parecen sin salida.

Justo antes de exponerla
está más abierta mi herida,
justo cuando la sangre parece
un resplandor de fuegos,
y las palomas son como un hueso que va
por donde va el sonido de la lluvia,
y mi cuerpo de ramas
adonde el viento se subleva.

Justo que en el balcón
hay un pétalo con tu nombre,
justo que el compromiso
sabe de aquella transparencia,
y que las piedras parecen hundirse
en el virgen celeste,
y que ni el sol ni la luna visten de nieblas,
justo mis alas me reconocen.

Y yo, justo el que mira,
justo el que suspira y reza,
justo el que ignora a la vida y a la muerte para,
según dice: no olvidar la copa de los sueños,
justo el que se desgrana en poetas, justo el que
tiene en la piel la experiencia de un anciano,
y en las manos expresiones de papel
y en los labios un verso adolescente.

Justo el que se alza
desconociendo el tiempo,
justo el que vive en una Babel somnolienta.

Título: BABEL SOMNOLIENTA

Marcelo Roberto Galán Capel
Poeta

Copyright © Marcelo Roberto Galán Capel

lunes, 7 de agosto de 2017

Mi acierto

Eres mi acierto,
lo que doy y dejo en mi poesía,
eres lo que pienso y digo
y también mi independencia,
eres mi historia vivida
y el futuro abierto. 


Eres el punto exacto
de la frontera de mi razón y de mi fe,
la palabra adecuada.
Te amo hasta lás lágrimas,
hasta la ilusión,
te amo con afán libre siempre virgen.

Te amo Marce (Marcela Bricca)
















Marcelo Roberto Galán Capel
Poeta

Marcelo Roberto Galán Capel

TINTA DE SANGRE
es pasado como seudónimo, pero no como idea,
creo fielmente en la pasión,
en la entrega y el compromiso del escritor,
por eso TINTA DE SANGRE sigue estando
pero ya no como firma. 


Cuando comencé a escribir necesitaba un cómplice,
me costaba asumir a Marcelo como escritor,
"el escritor era tinta" me decía diario,
y ese juego de dividir las aguas
me ayudó a creer que podía,
esta vocación necesitaba otra lengua.

Y así "tinta" fue ese otro lado que nadie podía ocupar,
pero hoy ya no es necesario. Bienvenido me siento
entonces a este poema entero, a este verso completo
del que no tengo remedio, que ser POETA es una
parte de mi vida y definitivamente,
mi manera de estar en el mundo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Poeta

miércoles, 2 de agosto de 2017

De mi madurez

En mi madurez
solo dos cosas deseo: la vida y la flor,
la vida como una canción para mis ojos
ardiendo en mis pupilas,
la flor como el amor que abunda,
que quiero un mundo que me consuma,
que no quiero preguntar ¿dónde?

Soy una deuda que no se justifica,
todavía mi sangre no se enfría
y mi rostro se renueva
¿dónde está la madre de mi amor propio?
¿Dónde la ventana de todos mis años?
Mi piel es una suma gigante de nada,
es que nada tengo más que a mí mismo.

Invierto en mi savia y en las hojas caídas,
mi esencia se obstina en celebrar,
yo creo que la belleza
es un viaje de mutuo acuerdo,
entre las manos y el paisaje
que recitan al unísono el mismo verso,
entre las gotas de lluvia y las palabras
sin ningún recuerdo.

El amor que siento está en mi pecho,
mora en mí su nombre ameno y gentil,
su persona se multiplica
y perdura en mi cuerpo,
amor que crece guiado por su ejemplo,
amor escogido, mi único sello.

Nunca cuento las horas,
prefiero observar los árboles
vestidos y desnudos
y sentir que todo es de a dos,
hasta el tiempo,
que muere y nace mientras creo que permanezco.

Ojalá el honor entienda
que la suerte es una siembra,
el cielo es un escrutinio
cuando la verdad se atesora.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Poeta

Copyright © Marcelo Roberto Galán Capel

miércoles, 26 de julio de 2017

No me condeno

¿Qué es la impunidad?
El silencio de la traición
¿qué se deshace en esta condena
que siento como latido?
La entrega, la renuncia y la obsecuencia
¿qué es la humillación?
La sangre complaciente
¿qué es la corrupción?
La excusa del dolor puramente fingido,
que el pánico no es de acero y plomo
sino de palabras,
con vendas no se ven los fantasmas. 


¿Quién es un mitómano enfermizo?
Aquel que pierde el ejemplo
y cree que el tiempo todo lo cura,
aquel que ha sustraído los arreglos pero se olvida,
aquel que cree que la arrogancia cae sin ruido,
que las voces de almas invisibles
son como un cementerio clandestino,
que los huesos gritan más allá de los rezos.

¿Qué hace la violencia más que romper
y salpicar todo de abandono?
Al niño le quita el rostro
a la escuela su cinco de la tarde,
a los colores vuelve cobardes
y a los sueños culpables,
que la pobreza siempre golpea
aunque esté la puerta cerrada,
que la memoria y desmemoria
son derecho de igual herencia.

¿Quién es un asesino en este país?
Quien camina con mirada altiva y sin dignidad,
quien anuncia por los medios las semillas
que da para sembrar en el desierto,
quien se burla del silencio de los muertos
y cree que palabras como justicia y verdad son menores,
que los crímenes mandan perpetuando el privilegio,
que los ausentes de siempre son espejo.

¿Quién puede decir que no debe nada?
Hasta las calles, las plazas y las veredas
exigen ser respetadas,
que las voces no se acostumbran
aunque estén mutiladas de lo mejor de sí.

No me condeno a la resignación
aunque los demás continúen ejerciendo sus engaños,
prefiero la esperanza aunque ella me deje a la intemperie.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Poeta

viernes, 14 de julio de 2017

A Marcela

Soy feliz contigo ¿por qué?
Porque superamos juntos
los obstáculos más grandes,
porque no tememos más
que a las cosas fáciles,
sabemos que lo que llega sin esfuerzo
es generalmente de alto precio,
nos equivocamos diariamente
pero no somos soberbios,
no sentimos rencor porque nos acompaña
la buena conciencia, y si el odio está en otros
les deseamos que Dios les de el esfuerzo
para ser mejores. 


Soy feliz contigo
y hoy es el día más hermoso,
la injusticia y la violencia sólo están
en las indecisiones.

A Marcela Bricca, la mujer que yo amo.

Marcelo